jueves, 23 de enero de 2014

Toxina Botulínica (y 2)


Hace Ya tiempo  que hablé de este principio activo como fármaco eficaz contra la espasticidad muscular  a la vez que comenté su uso en medicina estética.
Sin embargo, me referí al producto comercial que basado en esta toxina con el nombre de botox. Es precisamente ese producto el que se utiliza en medicina estética por lo que su precio está de acuerdo con el poder adquisitivo de sus usuarios.
En estos tiempos de recortes presupuestarios en el denominado Estado del Bienestar – imperativos para poder construir un narco-estado-bananero propio- los facultativos buscan rascar centimitos de cualquier sitio para asegurar al máximo la salud de los pacientes.
Sabiamente, la Bascu, conocedora de que lo importante de un fármaco es su principio activo y no los excipientes añadidos por los laboratorios para conformar el medicamento comercial, ha decidido administrarnos el fármaco desarrollado por otros Laboratorios cuyo nombre y denominación comercial me he comprometido a no mencionar, que lo imagino más barato que botox por no ser utilizado por los famosillos de la farándula para engañar a las cámaras.
Sucede que estos laboratorios han decidido crear un calendario de pacientes en el que los tullidos hemos posado como modelos.
Precisamente por ser pacientes y no poder lucir un cuerpo como los bomberos, los creativos nos han invitado a posar acompañados de alguna persona, animal o cosa que refleje nuestras inquietudes personales y la importancia que para nosotros representa la rehabilitación física.
Como el día de la sesión fotográfica los comestibles tenían cole, decidí posar con un telescopio  por mi afición a la Astronomía recreativa, si bien para representar a la Astronomía de verdad habría sido más representativo un ordenador. La diferencia radica en que un ordenador puede ser utilizado desde una silla de ruedas mientras que un telescopio exige permanecer en pie, cosa que sólo he conseguido gracias al chute periódico de toxina.
Incluso mi antiguo socio y mentor Oscar( había sufrido un accidente de moto, probó todo tipo de terapias para arreglar su hombro y él mismo me recordaba que no consiguió arreglar su lesión hasta que le hicieron infiltraciones. Deduzco que fue un chute de toxina botulínica
Como su nombre indica, es un producto tóxico pero con efectos beneficiosos para la espasticidad muscular y hasta donde he podido averiguar he aprendido que se obtiene del pez globo.
Cuando era pequeñito recuerdo que me llamó mucho la atención el hecho de que el símbolo de las farmacias fuera una serpiente enroscada en una copa y ahora que soy mayorcito he entendido la gran cantidad de fármacos que se obtienen a partir de venenos sintetizados de forma natural por animales o plantas.
Heme aquí en mi página del calendario de pacientes. 
La toxina botulínica ha permitido que pueda permanecer en pie


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios y entradas