lunes, 4 de mayo de 2015

Día de la Madre


Celebramos ayer el Día de la Madre
Supongo que todos tenemos tendencia a pensar que la propia es la mejor de las Madres posibles.
La mía se quedó viuda con poco más de 40 años y dedicó su vida a que sus hijos fuéramos a la Universidad, oportunidad que, creo, aprovechamos razonablemente bien, ya que los cuatro hermanos salimos graduados. Yo, incluso, seguí estudiando después de la Licenciatura hasta obtener el doctorado.
Mucho ha sufrido mi madre con mi accidente pensando que, contra toda ley natural, asistiría a la pérdida de un hijo.
A medida que uno toma conciencia de que nada dura eternamente, pienso en el tiempo compartido con ella y el que ya no puedo compartir por mis problemas de movilidad.
Creo que en este sentido aproveché bien el tiempo que estuve en nómina del INEM, llevándole a Carolina (Santi no había nacido) para que disfrutaran de su mutua compañía abuela y nieta.
Lamentablemente, es esa una de las cosas que he perdido y, aunque ahora tenga más tiempo libre que nunca, no puedo aprovecharlo para este tipo de actividades.
Sin embargo, quisiera hoy hablar de las otras dos madres con las que convivo: Menchu y Peny.
Respecto a Menchu tengo que confesar la incomodidad  de mis sentimientos pues, siendo la madre de las personitas que más quiero, mis sentimientos hacia ella ( como es natural) no son todo lo etéreos que uno espera que alguien sienta hacia su madre.(Papá, no le metas mano a Mamá que está con sus hijos y puedes crearles un trauma).
Respecto a Peny, amamantó a sus bebés hasta que físicamente ya no pudo más, momento que aprovechamos para colocarlos entre nuestros amigos.
En el aspecto positivo, creo que Peny se ha dado cuenta de que Menchu es la matriarca de la casa y actúa en consecuencia.
Aprovecho la ocasión parta publicar esta foto con cuatro generaciones de mujeres, aunque no todas ellas sean madres (Carolina tiene ahora 14 años) y la bisabuela ya no está entre nosotros.
Durante la boda de mis cuñados Luis y Miriam (bisabuela, abuela, madre y bisnieta con Carolina de 18 meses (Noviembre de 2001) 

Día de la madre

lunes, 27 de abril de 2015

Parálisis cerebral

Hasta ahora siempre que me he referido a neuropatías diversas me he quedado en el daño cerebral adquirido ( por las causas que sean) por eso nunca he entrado en el caso de parálisis cerebral, ya que es una lesión que se adquiere en la infancia, en el momento de nacer por complicaciones en el parto, generalmente por una anoxia ( falta de oxígeno) cerebral.
Tanto es así que el acrónimo que se utiliza para la parálisis cerebral no es  PC (personal computer ) sino PCI  (parálisis cerebral infantil).
 SDin embargo, recientemente he tenido conocimiento de casos de parálisis cerebral sobrevenida en adultos por causa de una infección. Supongo que también es posible por causa de un traumatismo o una parada cardiorrespiratoria.
De ahí mi interés, pues yo pillé todas las infecciones cerebrales conocidas, incluyendo encefalitis y meningitis.
También he tenido contacto reciente con afectados por PCI debido a mi nueva faceta deportiva de la que hablé hace un tiempo. Mis competidores son afectados por PCI que ya han llegado a adultos.
Hasta ahora, los casos que había conocido, lo fueron en alguna visita que hice como voluntario al Cotolengo del Padre Alegre, que era el lugar donde se aparcaba a estas criaturas hasta hace unos años en los que las familias ya han podido comenzar a ocuparse de ellas, gracias a asociaciones de parálisis cerebral equivalentes a FEDACE de la que hablé el otro día.
En cualquier caso, los afectados por ictus y los paralíticos cerebrales tenemos en común problemas cognitivos y de movilidad por lo que nuestra neurorrehabilitación es muy similar.
Gott sei Dank, nunca he tenido necesidad de entrar en contacto con tales asociaciones y todo lo que se de ellas lo he leído en Internet o me lo han contado pero no tengo ningún motivo para pensar que no trabajen igual de bien que Trace.
Los casos de PCI  que había conocido hasta ahora representan un auténtico drama para las familias  ya que la criatura está condenada de por vida a una existencia poco más que vegetativa sin esperanza ninguna de recuperación.
Tal es así que los padres de estas criaturas viven con el drama de no desear sobrevivir a sus hijos.
Ignoro el nivel de conciencia de sí mismos que tienen los afectados por PCI pero, aunque casi no hablan, sí entienden lo que se les dice y reaccionan positivamente a los estímulos positivos.
Competir en atletismo con afectados por PCI no resulta ninguna heroicidad
Fuente: Google

lunes, 20 de abril de 2015

Bienvenido León


Mequejaba hace un tiempo,  de lo muy activo que había estado el Espíritu Santo visitando a mis terapeutas e incluso a Peny). Otra de las visitadas fue mi cuñada Miriam. Tal fue así que el pasado martes 29 de abril llegó a este mundo un nuevo hijo de mi cuñado y hermano de Menchu Luis y su esposa Miriam al que decidieron llamar León.
Inscrito ya en el registro con ese nombre, el pasado domingo, 19 de abril se procedió a su bautizo en la parroquia de Sant Esteve de Granollers, localidad próxima a Barcelona en la que residen. En la misma ceremonia, su hermana Candela tomó su primera Comunión, como ya hicieran los comestibles Santi  y Carolina hace unos años.
Yo había propuesto mi nombre para la criatura pero, puesto que su apellido es Santos, parece que Santi Santos no era una buena idea.
Cuando los comestibles se enteraron de que iban a tener un nuevo primo, se alegraron como si se tratara de un hermano y, una vez nacido, se pelean con Candela, la hermana del recién nacido, por tener al bebé atribuyéndose cada uno de ellos su propiedad.(Es mi hermano!)(Sí, y por eso tú lo vas a ver cada día!).
Recién nacido vi muchas fotos y nacióguapo como todos los bebés nacidos por cesárea pero sus padres no me han autorizado a subir fotos a la red.

No parecen estos tiempos especialmente propicios para  aumentar una familia pero cabe esperar que, para cuando León acceda al mercado laboral, la crisis ya haya terminado o al menos se haya atenuado y no se vea obligado a emigrar a Alemania como sucede actualmente a la mayoría de jóvenes.
Imagen de la primera comunión de Carolina en mayo de 2010. El teutón que le saca una cabeza a Menchu es Thomas, del equipo de fútbol de papás del colegio
Por cierto que no he pedido permiso tampoco a los padres de las otras niñas  que aparecen en esa foto y, como los padres de León no me han autorizado a publicar ninguna foto del bebé, pongo esta de Carolina a los tres meses
Carolina con tres meses en agosto de 2001




jueves, 16 de abril de 2015

Mi entrevista en FEDACE

Dice la sabiduría popular que “Dios los cría y ellos se juntan”.
Esta afirmación es particularmente cierta en el caso de colectivos de personas afectadas por un problema grave pero infrecuente.
Conocedora Menchu de mi escaso (si no nulo) interés por la relación humana y totalmente desorientada sobre qué hacer conmigo cuando iba a salir de Guttmann, encontró TRACE donde le sugirieron que continuara mi rehabilitación en la uen del Centro Collserola y me apuntó a mí  como socio para que realizara actividades lúdicas orientadas a mi rehabilitación, además de reintegrarme socialmente. Fue allí donde me enseñaron a desarrollar este blog.
También  en trace he conocido personas muy interesantes y he aprendido que existen muchos tipos de daño cerebral.
Además del obvio traumatismo craneoencefálico y lesiones de origen neurológico como el ictus, me ha sorprendido lo muy frecuente que es el tumor cerebral.También ha sido para mí una novedad descubrir el daño cerebral por causa de anoxia consecuencia de una súbita parada cardiorrespiratoria.
Estos casos son los que he visto con peores secuelas.
Como asociación de daño cerebral que es, trace está integrada en la federación correspondiente FEDACE (Federación de asociaciones de daño cerebral).
Como en mis tiempos de vendedor de TIC’s recibí formación en arquitectura de motores de búsqueda y posicionamiento en google, me he preocupado por que este blog aparezca en la primera página de resultados de búsqueda cuando se utiliza el término ictus.
No es extraño pues que la existencia de este blog llegara a conocimiento de FEDACE.
Obviamente, no pretendo – ni tampoco podría conseguirlo- convertir este blog en una joya de la Literatura Universal  pero sí intento utilizar el lenguaje de forma adecuada.
En estas circunstancias, los responsables correspondientes de FEDACE me invitaron a realizar una entrevista explicando mi experiencia y pormenores de este blog.
Podría copiarla y pegarla aquí pero su contenido quedaría desprotegido de los derechos que la web de FEDACE pueda tener reservados, así que lo correcto es poner un enlace a la entrevista.
Al igual que cuando se entrevista a un miembro de la casta política, la gente de FEDACE tuvo la amabilidad de enviarme las preguntas por correo electrónico y permitirme responder por escrito, de modo que pude responder de forma tranquila y reflexionada.

Al contrario que suelo hacer, esta vez no realicé un control de calidad previo enviándoselo a Menchu para asegurar que no decía nada improcedente o fuera de lugar.
Dice el lema de FEDACE: Una vida salvada merece ser vivida

martes, 7 de abril de 2015

España también tiene su Hawai

En su afán por demostrar a los comestibles que nada ha cambiado aunque ahora papá sea un tullido descerebrado, Menchu busca realizar actividades familiares que aporten normalidad a la rutina familiar. Así fue cómo el año pasado organizó una escapada a Nueva York y, en verano de 2013, Sendaviva.
Dependiendo del presupuesto y de las necesidades de movilidad, yo tomo parte en la actividad o no.
Así es como sí pude ir a Sendaviva pero no a Nueva York.
Este año a Menchu le apetecía playa, y, ante nuestro desconocimiento de las playas del Sur de España, ha optado por una solución a priori segura como es Canarias.
Sabedora de mi nulo interés por la playa y desconociendo la accesibilidad de las playas isleñas, hemos optado por la solución más sensata que es que yo me quede en casa y ellos vayan los tres a Tenerife.
Esta posibilidad es uno de los aspectos positivos de mi mejora: Que permite a la familia hacer vida normal y yo me quedo sólo en casa, únicamente con mi AP
Además de la compañía familiar, personalmente me habría gustado ir a Canarias, incluso más que a Nueva York, pero no por sus bellezas naturales sino porque la islas afortunadas albergan el observatorio astronómico  más importante del hemisferio norte.
No está previsto en esta excursión visitar observatorios astronómicos y ni siquiera se si se admiten visitas turísticas.
Como muchos otros de mis compañeros de facultad, al terminar la especialidad de Astrofísica en la Facultad, solicité una beca para integrarme en el Instituto Astrofísico de Canarias.
Lamentablemente, mi expediente académico no era todo lo bueno que se requería para ser aceptado, de modo que no pudo ser.
Compañeros míos como Àngels R. y Jordi C. sí reunieron las condiciones requeridas y fueron aceptados.
Hasta donde yo se, les fue muy bien tanto personal como profesionalmente.
Alguna vez he reflexionado sobre qué habría sido de mí caso de haber sido aceptado.
Difícilmente habría conocido a Menchu y, aún en el caso de que así hubiera sido, difícilmente habríamos podido establecer una vida en común.
Profesionalmente habría alcanzado una posición como investigador que de otro modo no he alcanzado. Sin embargo, mi trabajo en la empresa privada fue una experiencia que difícilmente habría conocido en caso de permanecer constantemente en un centro de investigación.
Puesto que no ha sido posible averiguar cuáles fueron las causas de mi accidente, nada me hace suponer que no habría sucedido y que la asistencia médica recibida en Canarias habría sido muy diferente de la recibida aquí.
También Copérnico sufrió un ictus (entonces llamado apoplejía) en 1543 pero la neurocirugía de aquella época no le permitió sobrevivir.
D4e haber sobrevivido con las mismas secuelas con las que he quedado, ahora estaría yo sólo y colgado como un chorizo en las islas, eso sí, con acceso a los mejores telescopios del Mundo.
Lo cierto es que no cambiaría la Felicidad vivida con Menchu y los comestibles por la pertenencia a ningún centro de investigación astrofísica, por muy bueno que éste sea.
Con 10 m. de diámetro, el Gran Telescopio de Canarias (Grantecan) es el mayor del Mundo

lunes, 6 de abril de 2015

Desorientación


Así como el otro día  hablaba de la amnesia, otra de las secuelas habituales de una lesión cerebral es la desorientación.
Es por eso que, en un proceso de neurorehabilitación los psicoterapeutas te acosan a preguntas sobre tu vida y referencias familiares y si sabes dónde estás y por qué.
Sin embargo, es obvio que  siendo causa suficiente, la lesión cerebral no es causa necesaria para sufrir desorientación.
Por ejemplo, una  simple gripe que nos obligue a permanecer en cama un período prolongado de tiempo también puede producir desorientación.
También , cualquier internamiento hospitalario acostumbra a producir desorientación.
En mi caso, habiendo estado ingresado en el Clínic entre el 29 de junio de 2009 (fecha del ictus) y el 1 de febrero de 2010 (traslado del Clínic a Guttmann)me encontraba yo muy p'allá (como se dice vulgarmente).
Este hecho, unido  a mi prosopagnosia (pésimo fisonomista) me provocaba monstruosas confusiones con las personas que me atendían. Tanto, que preguntaba constantemente el nombre a todo el mundo para asegurarme con quién estaba hablando.
Este entrenamiento de nombres + caras me ha servido en la actualidad para ganarme la simpatía de muchas personas a  quienes, al llamarlas por su nombre, se sorprenden  de que lo recuerde y me celebran mi buena memoria. Normalmente, resto importancia al asunto diciendo que recordar nombres forma parte de mi terapia.
Es éste uno de los aspectos positivos que encuentro de esta experiencia como tullido descerebrado.
Aunque yo no sea un optimista antropológico como Zapatero, sí soy de los que miro de ver siempre la botella medio llena.

En Guttmann cuando me cruzaba con alguien en el pasillo eran frecuentes conversaciones del tipo:
-Eres fulan@?
- Sí
- Pues hola fulan@.
- Cómo no has comenzado por ahí?
-Quería estar seguro de que eras fulan@.
No creo que  mi prosopagnosia sea consecuencia del accidente pues, hasta donde yo recuerdo, siempre he sido así.
Tengo comprobado que llamar a las personas por su nombre resulta muy agradecido por parte del interlocutor, especialmente con personas que realizan una tarea poco agradecida como camarera  taxista, u operario de mantenimiento .
De estos había uno en Guttmann llamado Santi (probablemente de una empresa externa) el cual agradecía también que le llamara por su nombre.
También una camarera jovencita llamada Patricia que me ayudaba a comer cortándome la carne o pelándome la fruta.
Esto me hace pensar que mi  prosopagnosia es selectiva, ya que hace unas semanas en el vestuario de tullidos de la piscina coincidí con una abuelita de mi club de fans y le dije:
- No te tengo fichada.
-Es que no soy joven
Es por eso que de esta experiencia intento sacar todo lo bueno que sea posible y estoy contento de las muchas cosas que he aprendido y que, si no hubiera sufrido el accidente, habría muerto ignorándolas.
Otra botella medio llena que he visto estos días es la relacionada con la catástrofe aérea de Germanwings, pues yo había tomado ese vuelo para asistir a la famosa feria de Düsseldorf y pienso que, de haber estado profesionalmente activo, habría sido muy probable que yo hubiera estado en ese avión.
Cuando comenté esto con una terapeuta, se rió de mí y me dijo: Sí y si mi abuela tuviera ruedas, sería una bicicleta en lugar de ser mi abuela
La orientación espacial es algo que tengo muy trabajado gracias a las Matemáticas y la Astronomía de modo que creo que no estoy peor que antes del accidente
La inactividad cerebral continuada nos hace perder el sentido de dónde estamos


Comentarios y entradas